LOGO COPORSUPER SETEC

Hablar de Capacitación y Formación Técnica es hablar de Tecnología, es el conjunto de conocimientos técnicos, ordenados científicamente, que permiten diseñar y crear bienes y servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y satisfacer tanto las necesidades esenciales como los deseos de la humanidad. La actividad tecnológica influye en el progreso social y económico, pero su carácter abrumadoramente comercial hace que esté más orientada a satisfacer los deseos de las necesidades esenciales del ser humano. La tecnología también es usada para proteger el medio ambiente y evitar que las crecientes necesidades provoquen un agotamiento o degradación de los recursos materiales y energéticos del planeta.

La capacitación técnico-profesional atiende un amplio abanico de calificaciones relativo a diversas actividades y profesiones de los distintos sectores y ramas de la producción de bienes y servicios. Formación orientada a la apropiación por parte de los estudiantes de los conocimientos, habilidades, actitudes, valores culturales y éticos correspondientes a un perfil profesional, cuya trayectoria formativa integra los campos de la formación general, científico-tecnológica, técnica específica, así como el desarrollo de prácticas profesionales y el dominio de técnicas apropiadas que permitan la inserción en el ámbito laboral.

En Coporsuper, esta capacitación es un saber técnico y tecnológico, con sustento teórico científico de base, que permite intervenciones técnicas específicas en procesos productivos con cierto nivel de autonomía y responsabilidad en la solución de problemas tecnológicos en diversos sectores de la producción.

La Educación continuada o Capacitación Continua, aunque puede entenderse como educación para adultos, supera este concepto ya que incluye jóvenes, profesionales, adultos y ancianos (universidad de la experiencia) que con titulaciones oficiales o sin ellas, profundizan en su educación y formación. Nos encontramos en un entorno muy competitivo debido principalmente a la rapidez del cambio e innovación de la tecnología, dinámica de las estructuras empresariales y de la organización del trabajo, globalización de los mercados, y una fuerte competitividad profesional.

Esto provoca que las empresas hagan constantemente un esfuerzo por adaptarse a los cambios y garantizar así su competitividad. Para conseguirlo necesitan formar y capacitar permanentemente al personal que trabajan en estas organizaciones. Una empresa innovadora y competitiva, necesita contar con profesionales capacitados para poder avanzar y crecer.

Así, para medir y evaluar el impacto de la capacitación existe un indicador financiero que se llama retorno de la inversión. Coporsuper oferta a sus clientes según cada requerimiento específico y necesidad corporativa, cinco niveles de evaluación de la capacitación: 1. Nivel de reacción, inmediatamente finalizada la capacitación; 2. Nivel de aprendizaje, durante y al finalizar la capacitación; 3. Nivel de transferencia para medir el grado de aplicación en el puesto de trabajo; 4. Nivel de impacto, que se mide a través del uso de indicadores del antes y después de la capacitación; y, 5. Nivel de cálculo de retorno de la inversión, que responde a la pregunta de ¿cuánto invertí en la capacitación, versus cuánto obtuve en beneficios económicos y de clima laboral derivados de la capacitación.